Profr. y Lic. Héctor Jaime Treviño VillarrealLos últimos dos años del sexenio del Dr. Pedro G. Zorrilla Martínez al frente de los destinos de los nuevoleoneses transcurrieron con bastante inquietud, los periodicazos en contra del mandatario estuvieron a la orden del día, el clima político estuvo marcado por la intranquilidad: movimientos estudiantiles, huelgas, reclamos obreros, inquina empresarial... parecía que el Gobernador no llegaría al final de su mandato.

En aquel álgido ambiente para el Dr. Zorrilla y muy cálido para sus opositores, surgió la idea de dar a conocer los 51 municipios nuevoleoneses con el propósito de divulgar sus características geográficas, aspectos históricos, costumbres, leyendas y detalles curiosos; el motivo para emprender esa cruzada era el desconocimiento que se tenía acerca de ellos, debido en gran parte al voraz apetito de la macrocefalia regiomontana, donde el centralismo ha sentado sus reales en las decisiones políticas, económicas, culturales y sociales, dejando en el casi olvido a una cuarentena de municipios.

Surgió la pregunta ¿A quién encargar tal proyecto? No se batalló para dar con la respuesta: a Don Horacio Alvarado Ortiz, caballero del micrófono, locutor reconocido, productor de televisión y romántico enamorado de los rincones de Nuevo León y del noreste; así surgió el programa “Nuestra Gente”, con bastante aceptación por parte de los televidentes, que asombrados pudieron constatar la conservación de costumbres en nuestros pueblos, sus artesanías y la gastronomía muy propia que tiene algo de fantástico y hasta de divino.

Alvarado Ortiz se comprometió responsablemente con la gente, dio a conocer lugares, hombres y mujeres de la cotidianidad, penetró en los mas íntimo de la idiosincrasia del nuevoleonés, rescató leyendas, divulgó costumbres, creencias y nos hizo partícipes de su emoción y pasión por las "cosas nuestras".

Luego creó un programa titulado “El Perfil de un Hombre”, donde hurgó en la vida y obras de personajes que transitaron por la historia de Nuevo León quienes dejaron profunda huella y se convirtieron en prototipos, paradigmas o iconos --como se dice ahora-- de los moradores de estas tierras; obispos, empresarios, caudillos, filántropos y hombres de la cultura pasaron revista en dicha serie.

Su actividad no se limitó al campo televisivo, se propuso promocionar la raigambre norestense por medio de impresos fundando la revista "Nuestra Gente", con valiosas colaboraciones de destacados historiadores, cronistas y otros intelectuales; la continua enfermedad de la economía mexicana impidió la continuidad, pero mas de una veintena de números forman una colección de sumo interés, convertida ya, en joya de la hemerografía del Estado.

En 1988, Horacio Alvarado Ortiz fundó Prodicune, fundación cultural Pro-Difusión de la Cultura Nuevoleonesa, Asociación Civil, para continuar con la ardua tarea, de difundir y promocionar las raíces, modos de vida y demás aspectos de la región. “Reportajes de Alvarado” consolidó a su creador como uno de los más conspicuos difusores y defensores de la cultura norestense, permitiéndole cosechar diversas preseas e integrar una de las videotecas mas importantes en la historia de la televisión regiomontana, cuya conservación merece la atención del Gobierno del Estado o de algún mecenas de la iniciativa privada.

En sus largos y productivos 60 años en la radio y la televisión, Alvarado Ortiz ha cosechado la admiración y aprecio de mucha gente, su carrera ha sido pródiga en bienes espirituales, no así en los materiales. Hombre sencillo, trabajador,  labró el campo de sus amores: la tierra nuevoleonesa, con la devoción, pasión sentimiento y emoción que le imprimía a sus acciones.

Hoy  la salud de Don Horacio ha menguado, sin embargo, su ejemplo de tenacidad y persistencia en la lucha por las raíces e identidad norestense, fue semilla que ha dado maravillosos frutos.

¡Ánimo Don Horacio, a seguir luchando por el quijotesco ideal de las raíces norestenses!