Imprimir
Categoría: Historias de Sabinas
Visto: 1993

Profr. y Lic. Héctor Jaime Treviño Villarreal

Era el inicio de la movida década de los sesenta del siglo XX, la juventud en todo el mundo empezaba a romper los rígidos moldes de una sociedad que los tenía reprimidos, donde la palabra de los adultos, sobre todo la de los varones era ley y las opiniones de los jóvenes, niños y aun de  las mujeres de cualquier edad, parecía no contar.

El rock and roll había evolucionado desde los andurriales de los barrios negros y tomando lo mejor del blues y de la música country, penetraba en el gusto de los jóvenes y adolescentes de la época, pero a partir de la exhibición de la película REBELDE SIN CAUSA protagonizada por el malogrado James Dean, los padres pusieron el grito en el cielo.

La reacción de “la sociedad” no se hizo esperar y condenaron duramente a “esos bailes africanoides que podían dislocar la columna vertebral de los muchachos”; fuertes campañas se hicieron en las escuelas primarias y secundarias de la región y se castigaba a quienes se sorprendía practicando dichos bailes y vistiéndose como los rocanroleros.

El 31 de enero de 1960, el distinguido abogado sabinense Rogelio Villarreal Garza propuso al Rector de la Universidad de Nuevo León Arq. Joaquín A. Mora el inicio de una campaña “en contra de la música exótica como el rock and roll y otras que han venido a trastornar la mente de los estudiantes cambiándolos y perjudicándolos completamente”.

Las circunstancias de la época hacían que Villarreal Garza se preocupara ante la aceptación del rock y sus figuras por parte del estudiantado universitario; lo anterior dio sus frutos pues se hicieron toda una serie de eventos y talleres culturales que forjaron a una sólida generación de artistas e intelectuales.

La música de aquellos jóvenes es ya clásica, la siguen tocando y escuchando las nuevas generaciones; con el paso del tiempo el Lic. Rogelio Villarreal Garza fue el fundador y director de la Preparatoria No. 7 en San Nicolás de los Garza, N.L. y de su apreciación inicial sobre el movimiento rockero pasó, a su asimilación en las labores culturales a las que siempre les dio fuerte impulso.