Raúl Rubio Cano

El Consejo de la Historia y la Cultura Sabinas Hidalgo no sólo se ocupa del rescate y la difusión histórica y cultural del municipio, sino también por la conservación de nuestro entorno.

En tal sentido, en su última reunión celebrada el domingo 26 de abril del presente año, en el Museo de Historia Regional “Celso Garza Guajardo”, la directiva del mencionado organismo, encabezada por su presidente, Héctor Jaime Treviño Villarreal; su secretario, Santiago Armando Vara Jiménez; y su tesorera, Graciela Santos Buentello; tuvieron a bien invitar a dar una plática sobre la ecología al periodista por profesión, pero ambientalista por convicción, Raúl Rubio Cano.

El tema central de su charla se enfocó en la empresa RIMSA, quienes se dedican a la disposición final de residuos industriales altamente tóxicos y peligrosos, a quienes continuamente se ha denunciado por contaminar las áreas circundantes a sus instalaciones, acusándolos, por ejemplo, por la muerte de 500 cabezas de ganado por contaminación de pozos de agua y pastizales en uno de los casos; también por despojo de tierras a los ejidatarios de la zona.

La principal preocupación sobre las actividades de esta empresa es porque los desechos que almacenan terminan confinados en Mina, Nuevo León, muy cerca del nacimiento del Río Sabinas, cuyo cauce cruza después por Bustamante, Villaldama, Sabinas Hidalgo, Vallecillo; por lo que una fuga de esos residuos, que ya se ha presentado, puede afectar muy seriamente la salud de los ecosistemas de la región.

Los asistentes a la reunión comentaron, por ejemplo, que durante la “creciente” del Río a causa del Huracán Gilberto, en 1988, se pudieron ver tambores de 200 litros que eran arrastrados por la corriente, o quedaron varados en distintos puntos del cauce, provenientes de la empresa instalada 3 años antes en Mina.

Posteriormente cada uno de los presentes pudo dar su opinión, puntos de vista y propuestas, no sólo de la situación en la que trabaja esta empresa, sino del basurero del municipio y de otras maneras en que se puede mejorar nuestro entorno.

Al finalizar la reunión, los socios e invitados hicieron un recorrido por la acequia de Los Vecinos, para ver el trabajo de limpieza en el que se ha embarcado el compañero Juan Morales Garza; para terminar con una convivencia en el paraje denominado Los Siete Sabinos.

La próxima sesión se celebrará este 31 de mayo, último domingo del mes, como ya es una costumbre, y a dicho acto se hace una invitación al público en general a acudir al Museo de Historia Regional, sede temporal de las reuniones, mientras se terminan las obras en la próxima Casa de la Cultura.

Presidium de la reunión

Asistentes a la reunión del mes de abril de 2009