Estoy triste, el Consejo de Historia y Cultura de Sabinas Hidalgo N.L. ha perdido a uno de sus pilares, se nos adelantó en el camino hacia la eternidad su secretario, el Profr. y Lic. Santiago Armando Vara Jiménez.

“Ramón no es nada grato lo que te quiero comunicar”, -expresó por teléfono el Profr. Salvador Garza Inocencio- “pero se mi obligación enterarte del fatal accidente donde perdió la vida tu amigo y el mio ”Chago” Vara”.

“Por favor tómalo con reserva, ojalá sea un error nuestro”, agregó; lamentablemente, horas más tarde, con un dejo de tristeza, por la misma vía, otro exponente de ideas libertarias, Juan Morales, lo confirmó.

Siendo un hombre tan querido en todos los círculos donde se desenvolvía, corrió como reguero de pólvora el suceso, lo mismo en el magisterio, que en el IFE, miembro del Consejo que en muchas ocasiones presidió las sesiones en ausencia del Presidente Profr. y Lic. Héctor Jaime Treviño Villarreal.

La tarde del sábado 2 de septiembre, el cielo de Sabinas Hidalgo, N.L. está a punto de llorar, de derramar lágrimas de tristeza y dolor por la partida de un gran hombre, inconmensurable, irrepetible, de dimensiones fuera de lo común.

El pueblo está de luto, a todos nos duele perder a un ser humano como el Profr. Vara Jiménez, a un estudioso del pasado, con él se extingue la llama de la esperanza, se apagó la luz de su sabiduría.

El Profesor Santiago Vara luchó siempre por un mundo mejor, pero no sólo lo anhelaba, emprendió una larga campaña por medio de las letras para conseguirlo, la cadena continuará como era su deseo, muere el hombre, su voz se esconde, pero su eco resonará fuerte por muchos años hasta lograr su ideal.

Los favorecidos con su trato amable, cordial, lo vamos a extrañar, se ganó a pulso llamarlo hermano, se le quería en el grupo y por supuesto, se le respetaba y admiraba, su brillante y centrada conversación conminaba a abrevar de la savia de su pensamiento, siempre claro, sin dobleces, contundente que nos nutría y enriquecía.

Su enorme dimensión nos impide medirlo, era un enamorado de los documentos, los cuales defendió y ordenó en el Archivo Histórico Municipal desde su fundación y el cual pretendía digitalizar.

Sus sueños e ilusiones son del conocimiento del pueblo y dignos de darles seguimiento para honrar a un idealista cultural como lo fue hasta su deceso, el Profesor y Licenciado Santiago Armando Vara Jiménez Q.E.P.D.